Blog

Manual de amore (qué más quisiéramos)

por en 09 Julio

La estabilidad de la pareja se construye día a día y muchas veces las cosas más obvias son las que olvidamos para poder cimentarla. La felicidad depende de uno mismo, no de la vida en pareja, ni en grupo, la afectividad recibida y demostrada a nuestra pareja debe ayudarnos en la consecución del objetivo de nuestra vida y siempre bien alejado del dolor y el sufrimiento.
Huir de la obsoleta idea de que sólo se puede ser feliz si vives con el otro. Romper ese lazo emocional nos va a ayudar a crecer como persona y no sólo se puede ser feliz en función del amor que nos da nuestra pareja. La inmadura idea propagada en el cine o las novelas del romanticismo como forma de vida nos va a provocar más dolor que felicidad. La búsqueda del denominado amor verdadero tiene más de patológico que de cierto.

Llegaron los suspensos ¿Y ahora qué?

por en 02 Julio

Tanto para padres como para los alumnos ha llegado el fin de curso y como era de esperar el momento de las calificaciones. Ante los resultados esperados o no hay que descubrir la mejor manera de afrontar este momento. En el caso de encontrarse ante malas notas la receta de los expertos es mantener la calma, realizar un análisis realista y mantenerse firme en las resoluciones tomadas.
Un suspenso no es un fracaso en las expectativas de triunfo o felicidad que los padres quieren para sus hijos, en ocasiones puede resultar un estímulo, una manera de aprender a sobreponerse antes una situación delicada. Una de las acciones a evitar siempre es hacerle sentir peor al chaval con comentarios despectivos.

Haz todo lo contrario o serás desdichado de por vida

por en 26 Marzo

Hoy en día la búsqueda de la felicidad parece un camino que todos hemos de seguir y que pobre de nosotros si no somos capaces de alcanzar. Disfruta de la vida porque si no lo haces te convertirás en desdichado e infeliz. 

Convertir nuestra existencia en desdichada es una tarea que requiere el mismo trabajo, quizás más, pero a la inversa. Con la ayuda de nuestra mente, seremos capaces de allanarle el camino a esa sensación de infelicidad y de desgracia existencial. 

Sigue estos (anti)consejos y se lo pondrás más fácil a la tristeza: