Detectando las drogas en nuestro hijo

por en 09 Marzo

Si bien el consumo de sustancias es frecuente entre los adolescentes durante los fines de semana y cada vez se inician en este consumo a una edad más temprana,  se debe afirmar de forma rotunda que la gran mayoría de ellos no se convierten en adictos.

En la actualidad al consumo de drogas blandas como la marihuana y hachís se han añadido las drogas de diseño, cocaína y por supuesto el alcohol como las más consumidas. Pero no podemos hablar de una dependencia hasta que este consumo se convierte en un aumento progresivo de estas sustancias. 
La prevención, y en esta línea se trabaja desde los gabinetes psicológicos y también desde la administración, es el arma más contundente que existe ante esta problemática.  Y la labor del núcleo familiar es de gran importancia ya que puede afectar de forma negativa en la conducta delos hijos. Una actitud dialogante ante un problema que existe y que no se debe negar ha de ser la mejor medicina. Si existe la certeza del consumo conviene la consulta con especialistas en terapia de adolescentes y de tratamiento de adicciones.
Un problema latente es la falta de información que tienen los padres por tanto se debe hacer el esfuerzo de conocer los efectos de las sustancias para actuar en consonancia. Evaluar el problema y comunicarse de forma constructiva con el adolescente antes que perder la cabeza y reprochar esta actitud. Por otro lado se debe realizar un proceso reflexivo para tratar de averiguar qué es lo que ha fallado en la tarea educativa del menor y colaborar de forma activa en el caso de que se inicie un tratamiento de deshabituación.
La problemática del consumo de drogas también debe ser abordada en el entorno escolar. El proyecto educativo debe incluir conocimientos y talleres que sirvan para este fin. Es muy frecuente que sea el profesor el que primero detecte un posible consumo, y su papel de informar a los padres debe ir más allá, aportando su consejo, apoyo y orientación para una recuperación lo más temprana posible.

Qué síntomas son los más frecuentes

No se dan todos e incluso pueden darse otros más. Cada adolescente es diferente y su comportamiento puede verse afectado de muchas maneras distintas. Pero como normal general en el caso de que un menor se haya visto involucrado en un posible proceso de drogodependencia pueden ser visibles una serie de señales.
Su comportamiento vital puede verse alterado constantemente. Se puede pasar de estados de euforia y gran actividad a un letargo en cuestión de poco tiempo. Por el propio efecto físico del consumo de drogas se pueden observar cambios en su apetito, en ambas direcciones, de comer mucho o de apenas probar bocado. De mismo modo que el hambre, existen otros síntomas físicos que se pueden detectar como el tamaño de la pupilas que dependiendo de la sustancia consumida pueden verse dilatadas o muy reducidas.
Otros de los efectos físicos que pueden ser indicativos de este consumo es la aparición de irritaciones alrededor de las fosas nasales. Y puede denotarse una mayor dificultad en la forma de comunicarse y alguna dificultad motora en las manos o torpeza que en casos más agudos pueden originar temblores.
Si bien es una tónica muy habitual en la personalidad de un menor, el humor puede verse también afectado. Pueden producirse excesivos cambios de humor y también se pueden producir una ruptura con el que hasta ahora era su círculo de amistad más cercano. Pero como decimos estos hechos son propios también de la etapa adolescente y no tiene porqué ser indicadores de ningún consumo.
La aparición de la etapa de la adolescencia es un momento de grandes cambios y en ocasiones desde el punto de vista psicológico no son bien aceptados. En un momento frágil y la aparición de las drogas puede verse con un apoyo, un reforzamiento de la personalidad para el menor y será labor del entorno educativo de la familia y la escuela su vigilancia. Del mismo modo los especialistas en psicología son siempre un gran apoyo para padres y también para los hijos.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.