Los niños también sufren de ansiedad y estrés

por en 13 Junio

Identificamos de forma más natural los síntomas del estrés y trastornos de ansiedad, miedos, fobias y todo tipo de males psicológicos en las personas adultas. Pero no hay que obviar este tipo de problemas en la edad infantil. De hecho, la única diferencia de la presencia de estrés en un niño se encuentra en los síntomas. Esto se debe al proceso de maduración y la etapa de desarrollo en el que se produzca el problema.

La presencia de estrés en un niño o en un adulto puede producirse por la percepción de uno mismo y de su entorno, especialmente cuando algún elemento sobrepase sus capacidades de percepción y entendimiento.

Si los padres perciben, especialmente en un momento de cambio, que el niño se encuentra más triste, de peor humor, con un rendimiento tanto físico como intelectual menor o aislado socialmente será el momento de comenzar a preocuparse por el estrés del niño. Son los síntomas más comunes, pero pueden darse otros que alerten de que algo no va bien.

nina estresada medianaEn edades más tempranas los continuos llantos y la excesiva dependencia son indicios inequívocos de problemas de ansiedad y estrés. A medida que el niño crece pueden darse problemas con el apetito, las pesadillas, enuresis nocturna a edades no indicadas e incluso problemas de tartamudez.

Cuando se sigue creciendo, cercana ya la adolescencia, pueden darse casos de violencia verbal o física y de comportamientos de rebeldía especialmente para llamar la atención. Se han dado casos incluso de invención de dolores físicos sin motivo real.

Los momentos más normales para su detección pueden darse en momentos de cambio, bien en la familia o en la escuela. Pero a medida que su proceso de maduración avanza puede darse en un contexto de las relaciones personales. Momentos como el fallecimiento o la separación de familiares, dificultades económicas, cambios de vivienda y de colegio, conflictos con amigos y especialmente el miedo al pasar un período hospitalizado son claros momentos en los que puede aparecer el estrés y la ansiedad.

Cómo ayudo a mi hijo si detecto que sufre ansiedad o estrés
Los comportamientos imitados en los hijos pueden ser una ayuda o bien un agravante. Así, si ante una situación concreta los padres se comportan con nerviosismo, ellos estarán nerviosos, pero si el padre está tranquilo, el niño imitará ese comportamiento. Asimismo, no debemos olvidar su capacidad de percepción y si detectan una situación extraordinaria una buena manera de comportarse es haciéndole partícipe, en la medida de los posible, de la situación y de las decisiones que hay que tomar.

Pero si ya la sensación de ansiedad, el comportamiento nervioso, los miedos irracionales o fobias y el estrés es patente, podemos ayudar al pequeño. Obviamente, la ayuda profesional siempre puede ser beneficiosa y acortar mucho los períodos de tratamiento y curación.

La combinación con hábitos saludables ayudará a salud mental de su hijo. Así la práctica deportiva o de algún hobby le ayudará a calmarse. Una buena alimentación y tratar de no agobiarle con actividades extraescolares, así como rutinas muy repetitivas. Los momentos en la escuela, son para formarse y no debe sentirse excesivamente oprimido por su rendimiento. Es fundamental que sepa su importancia, pero no se va a morir si no obtiene buenos resultados en la escuela.

Nunca se deben obviar sus pensamientos, sentimientos, ideas, sugerencias y aportaciones a cualquier situación. No le haga sentir de menos. Y cuando se enfrente a algo importante para él, sentir con él su importancia y ayudarle. Una buena manera es jugar al ensayo ante esa situación a la que se va a enfrentar.

Su autoestima y seguridad son sus apoyos fundamentales en su crecimiento y maduración, apóyelos, foméntelos y cuídelos y si no encuentra el modo, el apoyo de un gabinete psicológico siempre le resultará interesante para guiarle en su educación.

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.